Jatun
Ayllu Yura
Logo Machareti

Conociendo Yura
Nuestra Historia

Escrito por: El equipo de comunicacion de Yura
hace 1 año 05 Jul 2017

El pueblo indígena del Jatun Ayllu Yura se encuentra asentado en un territorio ancestral constituido por cuatro ayllus que a su vez, aglutinan cuarenta y tres comunidades originarias, geográficamente ubicadas en el municipio de Tomave, provincia Antonio Quijarro del departamento de Potosí. El sector se caracteriza como valle interandino, colinda al oeste con el municipio de Porco, por donde pasa la carretera asfaltada troncal que conecta las ciudades de Potosí y Uyuni, cercana a las comunidades Wisijsa y Pelca. Las comunidades de Pecataya, Punutuma, Yura y Tatuca, están ubicadas a aproximadamente, a 12 km de distancia de la carretera asfalto y 135 de la ciudad de Potosí. Geográficamente, el Jatun Ayllu Yura se ubica entre la Latitud Sur de 19º 51' 16.1021'' a 20º 29' 25.3091''; Longitud Oeste de 66º 17' 28.9456'' a 65º 53' 05.7002'', de acuerdo a mapa de TIOC- Jatun Ayllu Yura.

Yura está ubicado a una altura de 3.484 m.s.n.m. a 5.424 m.s.n.m. Aglutina a cuarenta y tres comunidades, y se clasifica en tres pisos ecológicos, puna, semi-puna y valle. Sus habitantes, los Yuras, se dedican a la actividad agrícola, de acuerdo a la ecoregión y las características de los suelos. La agricultura se valora como el principal sustento de los ayllus, complementado con la actividad pecuaria y el comercio en ferias locales, donde el trueque es conocido ancestralmente, como el sostén de la economía familiar. Aunque se cuenta con el pleno ejercicio del trueque, minka y ayni1, en Yura también vemos procesos de emigración y bastante movilidad campo-ciudad, a causa de diferentes formas del negocio y comercio.

Los Yuras en defensa de su territorio ancestral

El Jatun Ayllu Yura sufrió fragmentaciones, antes del Estado republicano, la estructura de este territorio correspondió a la parcialidad Wisijsas de la nación prehispánica Qhara Qhara. La población Wisijsas tenía como capital a Chak’e (Chaqui), ahí se reunían las autoridades de las antiguas naciones de Qhara Qhara, Chichas, Charcas y Chuwis (Platt, 1978:3; Arze, 1997: 13, recopilado por Waldemar Espinoza [1941]), y firmaron un documento de 53 capítulos, más conocido como el Memorial de Charcas.2

En los tiempos de la colonia, en 1553 el señorío de Qhara Qhara cubría el territorio de Wisijsa, y fue incorporado a los dominios de la corona española. Los Wisijsa sufrieron la penetración y la imposición de la obligación de pagar tributo o tasas a las cajas reales, y a prestar servicios de mita en las minas de Porco y Potosí, cambio de mantener su derecho a territorio y a su sistema del ayllu autogobierno. Con el Virreinato de Francisco de Toledo (1568-1581) y las reformas del repartimiento de reducción, Wisijsas fueron reducidos en tres pueblos; concepción considerado en territorio de Toro Palca, el Espíritu Santo en territorio de Caiza y la Encarnación en el territorio de Yura en 1590 año.

Las historias de los yuras está marcada por constantes luchas en defensa de su territorio ancestral, legitimarse ante las diferentes modalidades en las que el Estado comprendía la tierra y la conformación de pueblos. Con la república, el antiguo territorio de los Wisijsa estuvo comprendido por los municipios de Porco, Caiza “D”, Toropalca y Tomave.

Pese a estas transformaciones, a partir de la imposición colonial, aún se considera la estructura orgánica de su cultura, a través de prácticas específicas en lo ritual, cultural, económico y la justicia que son imprescindibles en el proceso de reconstitución y restitución de su identidad cultural y territorial, y sus contemporáneas negociaciones con las autoridades políticas del Estado Plurinacional.

En el mundo andino al que corresponde la cultura yureña, el ayllu como unidad territorial y cultural, alude a la composición social y la relación de parentesco. Así, cuando se le pregunta a un yureño: “¿de dónde eres?”. En seguida responde: “Yura kani”; y si se le sigue preguntando “¿por qué?”, él dice: "Soy Qullana por mi nacimiento, Wisijsa por mi mujer y Chiquchi por mis tierras”.

La estructura del territorio Yura pasó por un proceso de agrupación de ayllus menores a mayores. Geográficamente Ayllu Qullana y Ayllus Wisijsa se consideran de la parcialidad Anansaya, mientras que Chiquchi y Qhurqa son de la parcialidad Urinsaya. Antes de 1764, el territorio se dividía en diez ayllus menores: Ayllu Chiquchi, Sullk’a Chiquchi, Jatun Chiquchi y las subdivisiones más pequeñas eran Ayllu Qullana, agregados, Sullk’a Qullanas y Qhapaqas, que se agruparon en cuatro ayllus grandes (Qullana, Wisijsa, Chicuchi y Qhurqa), y que hasta la actualidad, conforman el territorio ancestral de Jatun Ayllu Yura.

Estas referencias históricas nos llevan a afirmar que los Yura tienen una identidad cultural, desde la que enfrentan los problemas y les dan solución. Estos elementos sin duda, tienen que ver con la ritualidad agrícola, una relación estrecha con los dioses y la naturaleza.

Estructura territorial y sociocultural

El territorio ancestral de la Nación Qhara Qhara, ha sido fragmentado en diversas lógicas administrativas, el territorio de la nación ocupaba geográficamente las provincias Antonio Quijarro, Linares, Tomás Frías y Saavedra, Chayanta del departamento de Potosí y en el departamento de Chuquisaca provincia Oropeza y Provincia Nor y Sud Cinti. Toda esta territorialidad se denominaba Orkosuyo y los tenía como lugares sagrados al pueblo Cake y Macha. En los territorios de la nación se encontró los yacimientos de plata más grandes de reservas argentíferas en los cerros de Porco y el actual Cerro Rico de Potosí, que se convirtieron en pilares de la economía colonial y republicana. El territorial ancestral de la nación Qhara Qhara, se dividía en dos territorios, Aransaya donde se encuentran los territorios de Macha y Poquwata, y en Urinsaya donde estaban los territorios de Jatun Ayllus de Chaquí, Visijsa y Caiza, Tacobamba, Moromoro, Cara Cara, Q’olo, Caquina, Picachuri; además poseían tierras en los valles cercanos a la Nación Charcas, la marka Puquwata que significa año de buena producción agrícola.

Con las reformas estructurales del año de 1994, la ley 1551 de Participación Popular y otras, los ayllus se vieron obligados a reorganizarse en Organizaciones Territoriales de Base (OTBs). Los cuatro ayllus de Yura (Qullana, Wisijsa, Curca y Chicuchi), abanderados de la construcción de la identidad territorial y cultural de los pueblos originarios de parcialidad Wisijsa - Qharaqhara, avanzaron a la conformación de Distrito Municipal de Yura.

 

En carnaval las autoridades y alcalde originario realizan muyu o giro en su jurisdicción (Ayllu), acompañados de toda la población con la música tradicional que es entonada por los hombres con las flautas y caja, mientras que las mujeres bailan en ronda con su ropa típica. La norma interna de Yura es respetada porque todos los que participan con la fraternidad de baile, deben vestir con ropa típica; cada kuraca y alcalde visita a cada familia en su jurisdicción y el día anterior al Carnaval, se concentran todos en el pueblo de Yura. Las mujeres visten acsu, aymilla, phanta, montera con estrellas de plata, chumpi, cañari y llejlla; los hombres visten con uncu, chalina, poncho, montera con estrellas de plata, chuspa, chumpi, calsuna, cóndor huma, león y cóndor. Los jóvenes, así como participan de actividades culturales ancestrales, también participan en consejos de autoridades a nivel de comunidad, ayllu y jatun ayllu, donde debaten y participan de la gestión de temas como la educación, salud, proyectos, cultura, economía, política y justicia indígena originaria. Por eso se considera que ellos son el sostén del pueblo Yura, pues garantizan la sostenibilidad y la perspectiva a futuro de todos los proyectos.

Por su parte, las autoridades máximas Kuracas ejercen sus cargos en su jurisdicción o ayllu, durante un año, en coordinación con las autoridades menores de justicia, salud, educación, agentes y otras autoridades. De la misma manera tienen relaciones con las autoridades a nivel municipal, departamental y tribunales de justicia del Estado plurinacional de Bolivia.

    _

Desarrollado por Bolivia Rural